Ginger: Beyond the Crystal es un videjuego desarrollado por el estudio español Drakhar Studio y editado por BadLand Games. El protagonista de la historia es Ginger, un pequeño personaje azul enviado por una diosa para ayudar a su pueblo en momentos difíciles. Éste comienza su aventura cuando su mundo se sumerge en el caos debido a la explosión de un cristal mágico. Ginger debe encontrar los cristales dañados para conectarlos con su diosa y, además, tiene que rescatar a numerosos aldeanos que han sido transportados a otros mundos tras la catasfrofe.

ginger_cover_art

Jugabilidad

Drakhar Studio ha desarrollado un título de aventuras y plataformas en un entorno 3D que recuerda a los clásicos del género, como pueden ser Spyro, Rayman 2 o Super Mario 64. La misión principal en Ginger: Beyond the Crystal es recolectar y purificar fragmentos de cristal, los cuales se encuentran repartidos en diversos mundos a los que se accede a través de portales. En ellos hay que hacer frente a distintas trampas, plataformas y enemigos a los que hay que derrotar utilizando las habilidades del personaje. Una vez recogidos suficientes fragmentos de cristal, su energía se utiliza para liberar a los aldeanos que han sido secuestrados y enviados a otros mundos.

captura_ginger_beyond_the_crystal-2

Los combates contra los enemigos básicos son, casi siempre, fáciles de superar. Ginger cuenta desde el inicio con cuatro formas de eliminarlos: un ataque básico, un ataque especial, un ataque en área desde el aire o simplemente saltando sobre ellos. En cuanto a los jefes finales, presentan una mayor dificultad, pero una vez aprendido su patrón de ataques tampoco son excesivamente complicados de superar.

Un elemento interesante que incluye Ginger: Beyond the Crystal son los disfraces. Al completar algunos niveles, el protagonista recibe trajes que le conceden habilidades para acceder a lugares bloqueados. Por ejemplo, el disfraz de bardo permite tocar música (en un claro homenaje a Zelda), el de ratón hace que Ginger encoja o el de mago para mover objetos.

captura_ginger_beyond_the_crystal-5

Pero esto no es todo. A lo largo de la aventura, el jugador tiene que recoger distintos materiales, como madera, oro o piedras, los cuales utilizará para reconstruir las aldeas que han sido dañadas por la explosión del cristal mágico y aumentar así la felicidad de los habitantes. También existen misiones secundarias, donde hay que recolectar objetos, combatir enemigos o hacer carreras a cambio de una recompensa. Por otra parte, en el juego aparecen niveles especiales donde hay que demostrar la destreza para moverse entre plataformas y recolectar cristales.

Gráficos y Sonido

El apartado gráfico de Ginger: Beyond the Crystal es uno de los puntos fuertes del juego. Los diversos escenarios que aparecen a lo largo de historia cuentan con diferentes ambientaciones y todos ellos son muy llamativos. En este punto, una vez más, el título recuerda a los clásicos del género. Los personajes y enemigos que se encuentran durante la aventura también son muy pintorescos y poseen una gran calidad gráfica.

captura_ginger_beyond_the_crystal-3

En cuanto al sonido, la banda sonora que acompaña es realmente perfecta para este tipo de género. Se adapta a cada situación, aportando, por ejemplo, un toque alegre o de tensión según sea necesario, y en ningún momento resulta repetitiva o entorpece la jugabilidad. Los efectos de sonido también han sido muy bien escogidos, mejorando de esta manera la experiencia de juego.

Conclusión

Ginger: Beyond the Crystal es, sin duda, un título que encantará a los amantes de las aventuras de plataformas en 3D. Drakhar Studio ha sabido combinar de forma acertada una jugabilidad con muchas posibilidades, pero fácil de dominar, un apartado gráfico muy cuidado y unos sonidos totalmente acertados. Como aspectos no tan positivos, cabe señalar la dificultad de calcular bien los saltos en ciertos momentos debido a la posición de la cámara o las pantallas de carga demasiado largas en algunas transiciones, aunque ninguno de ellos impide disfrutar del juego. También es mencionable el aspecto infantil de algunos personajes y ambientaciones, que pueden no gustar a todo tipo de público a pesar de contar con una gran calidad.