Hay algunos videojuegos que, por diversos motivos, se quedan almacenados en tu cerebro y retina como un recuerdo imborrable que, cada vez que rememoras, te hace esbozar una sonrisa. Blade Runner es para mí uno de estos videojuegos, pues me causó un profundo impacto cuando lo jugué por primera vez en el ya muy lejano 1997.

Por aquel entonces no era nada habitual poder disfrutar de un videojuego cuyas escenas cinemáticas, animaciones, interfaz, jugabilidad y sonido (con especial mención al magnífico doblaje en español); estaban tan cuidadas y detalladas. Realmente era un título muy avanzando para su época y que te dejaba boquiabierto nada más verlo en funcionamiento. En este sentido, los desarrolladores de Westwoods Studios, padres del título, hicieron un excelente trabajo que se tradujo en una aventura gráfica 3D point and click con pinceladas de shooter.

Comenzando la aventura.

Una producción que la editora Virgin Interactive se encargó de distribuir para ordenadores Windows y que era una adaptación de la icónica película Blade Runner que Ridley Scott llevó a la gran pantalla en el año 1983 con un joven Harrison Ford como protagonista. En el videojuego, sin embargo, el jugador controla a Ray McCoy, un detective de élite encargado de cazar a un grupo de peligrosos replicantes (los famosos androides diseñados a imagen de los humanos); en una trama original que nos desvela unos acontecimientos que ocurren de forma paralela a los de la película.

A pesar de que el videojuego cuenta su propia historia, esta muestra algunas conexiones con la trama de la película, incluyendo personajes, localizaciones y hasta diálogos provenientes del film. Todo un añadido que permite enriquecer el ya de por sí muy interesante mundo que nos presenta Blade Runner, dónde el jugador se adentra en un distópico futuro cercano en la ciudad de Los Ángeles.

Noche, neones y lluvia; la esencia de Blade Runner.

Barrios bajos, un mercado repleto de gente, oficinas de megacorporaciones, callejones, la comisaría de policía o nuestro propio piso con perro incluido (un aspecto que me impresionó especialmente al jugarlo por primera vez), son solo algunas de las localizaciones que el jugador visitará a lo largo de la aventura y que los desarrolladores implantaron de forma brillante mediante un mapa 3D de la ciudad. Sin embargo, más que la variedad localizaciones, lo que de verdad imprime toda la magia a Blade Runner es la estupenda atmósfera que envuelve toda la aventura y que recrea este futuro distópico de noche permanente iluminada por luces de neón y una constante lluvia en los escenarios abiertos.

Crystal Steele , compañera de McCoy.

Esa especie de Hong Kong futurista en el que se inspira Blade Runner es uno de los elementos más llamativos del título y sin duda uno de las características que te invitan a querer seguir avanzando en la aventura. Pero no solo la ambientación destaca en Blade Runner, la jugabilidad de la que hace gala la obra es el otro pilar que permite fusionarte con la aventura y seguir avanzando. La combinación entre los clásicos point and click junto con tintes de mecánica shooter es una de las facetas más características del juego y una de las razones de su singularidad.

Nuestro piso: desordenado pero acogedor.

El hecho de ser un detective que ha de ir tras la pista de distintos asesinatos también permitió a los desarrolladores construir una interfaz muy compleja pero a la vez gratificante (conocida por la siglas KIA en el videojuego) dónde poder ver todas y cada una de las pistas que tenemos (con sus correspondiente descripción), los sospechosos, nuestro inventario, mapa de la ciudad y las fotografías de las cámaras de seguridad; siendo este último uno de los elementos que más satisfacción (y también frustración) da al jugador.

Kia, nuestra interfaz en el videojuego.

Y es que esta última característica jugable, que nos permite hacer zoom a través de la máquina esper en los detalles de la fotografía allá dónde nosotros consideremos que existe una pista, es quizás la parte más representativa del gameplay de Blade Runner y una de las razones por las que el título se siente tan especial y te hace sentir realmente como un policía en busca de pruebas. Lo mismo sucede con los diálogos que vamos descubriendo y ampliando a lo largo de la aventura, que generan ese momento eureka al regresar sobre tus pasos sabiendo que has descubierto la fórmula para continuar.

La máquina esper permite hacer zoom en fotografías y desvelar importantes pistas.

Por supuesto, Blade Runner también es uno de esos juegos a la antigua usanza donde la dificultad es bastante más elevada de lo que estamos acostumbrados hoy en día. Es un videojuego de “yo me lo guiso yo me lo como”, en el que prima por encima de todo nuestra habilidad pensando dónde está la siguiente pista que nos permita seguir con la atractiva trama. Bien es cierto que también el juego tiene sus fallos y en determinadas ocasiones las pistas resultan algo forzadas y rocambolescas, pero la satisfacción de avanzar por uno mismo que te da Blade Runner es difícil de conseguir en otros videojuegos.

En líneas generales, nos encontramos ante un título brillante en todos sus aspectos que cosechó más de un millón de copias vendidas (todo un exitazo para una aventura 3D en su momento), logró el reconocimiento de la crítica especializada (aunque no de todos) y, sobre todo, de los jugadores. De hecho, hoy en día se considera a Blade Runner un videojuego de culto, totalmente adelantado para su tiempo y que, además, es totalmente disfrutable en pleno 2020 (un servidor lo volvió a jugar recientemente y quedé nuevamente maravillado).

La innovador mecánica shooter (aunque no tan satisfactoria en el gameplay).

Por ello no es de extrañar que recientemente la tienda online GOG.com pusiera de nuevo a la venta en versión digital del original Blade Runner y que apenas hace unos días se anunciara que este clásico de las aventuras regresará con una remasterización para consolas y PC que verá la luz a finales de 2020. Blade Runner sigue más vivo que nunca y ahora, con una crisis sanitaria que nos obliga a permanecer en casa, es un buen momento para descubrir (o redescubrir) esta fantástica aventura en 3D.

Gameplay completo en español.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies