Dos de los estudios de desarrollo de videojuegos más importantes a nivel global, Blizzard y Harmonix, se han pronunciado también en contra de la orden ejecutiva del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de prohibir la inmigración de personas procedentes de siete países predominantemente musulmanes.

trump_flicker_face_yess

Mike Morhaime, CEO de Blizzard, reveló que dicha controvertida orden ha afectado a algunos de sus propios empleados, mientras que Harmonix ha condenado la acción de Trump señalando sus propias raíces como prueba de por qué es necesaria la inmigración.

De esta manera, Blizzard y Harmonix se unen a otras grandes compañías como Insomniac, Zynga, Electronic Arts y Microsoft para oponerse a dicha prohibición. Los organizadores de la Game Developers Conference de San Francisco se han comprometido a reembolsar el dinero de aquellos asistentes que ahora no puedan acudir a la conferencia anual. Por otra parte, la ESA (Entertainment Software Association) ha advertido que los trabajadores extranjeros son vitales para la industria estadounidense.