EA ha anunciado la compra del desarrollador Respawn Entertainment, conocidos por estar detrás de la exitosa saga Titanfall. Ambas empresas han llegado un acuerdo en el que EA pagará 151 millones de dólares en efectivo, hasta 164 millones en capital a largo plazo y un máximo de 140 millones de dólares en pagos por objetivos.

La suma total asciende a 455 millones de dólares. Según medios japoneses, la firma coreana Nexon (que publicó el juego de Titanfall para móvil) había hecho una oferta para comprar Respawn antes que Electronic Arts. EA tuvo 30 días para igual la oferta de Nexon, y al final fue compañía estadounidense la que se ha llevado el gato al agua.

Asimismo, durante el anuncio de la adquisición, EA confirmó que Respawn posee tres juegos en desarrollo actualmente: un nuevo Titanfall, un nuevo título de la franquicia Star Wars y una experiencia de realidad virtual. Este último se trata del proyecto secreto de VR que Respawn anunció para Oculus a comienzos de este año y que tiene previsto su lanzamiento para 2019.