Según la cumbre celebrada la pasada semana por el Comité Olímpico Internacional en Lausanne (Suiza) y con su presidente, Thomas Bach, a la cabeza, los miembros del COI llegaron a puntos en común para la consideración de los deportes electrónicos como un deporte legítimo a la altura de los tradicionales.

La base de este argumento se basó en la intensidad del entrenamiento que los diferentes jugadores competitivos experimentan, y que puede ser comparable al realizado por los atletas de los deportes tradicionales. La declaración emitida después de la celebración de dicha cumbre indicó también que los eSports podrían llegar a incluirse en el Movimiento Olímpico. Asimismo, también fue reconocido el fuerte crecimiento que está desarrollando entre los aficionados de muchos países del mundo.

Según el COI, para que los e-Sports se conviertan en un deporte legítimo no deben de infringir los valores olímpicos y deben tener una organización que vigile el cumplimiento de las normas y regulaciones de las que consta el Movimiento Olímpico. A pesar de ello, este podría ser el primer paso para llevar a los deportes electrónicos a nivel olímpico.