En la industria actual la mayoría de estudios son de Japón o de los Estados Unidos, pero esto no significa que no haya gente con talento en Europa. Francia lo tiene muy claro, ya que recientemente ha empezado una campaña para atraer a trabajadores relacionados con la industria del videojuego después del Brexit. Esto se debe a la inseguridad que conlleva salir de la Unión Europea sin un mapa de ruta claro a seguir, y parece estar surtiendo efecto.

Gracias a Join the Game, muchos estudios de varias partes del mundo se ahorran dinero en impuestos, y consiguen el éxito gracias a los planes de financiación. A continuación os dejamos con cómo se definen en su web:

«Orgullosos de nuestra historia y dedicación nos hemos convertido en uno de los países líderes de esta industria. Durante estos años Francia se ha esforzado para convertirse en un país importante en el desarrollo de videojuegos».

«¿Tienes alguna duda en si instalarte en Francia o no? Join the Game refleja el compromiso del gobierno francés en ofrecer a estudios y desarrolladores la oportunidad de encontrar el lugar más óptimo para trabajar«.

Según el Director General de Empresa francés, la industria de los videojuegos generó 4.9 billones de Euros y da trabajo a más de 5.000 personas.

Además el diario The Guardian también añadió que: «en sólo unos años los videojuegos se han convertido en la segunda industria cultural más grande de Francia, sólo superado por los libros pero por delante del cine».

En contrapartida a la campaña de Join the Game, un grupo anti-Brexit llamado Games4EU dijo que la salida del Reino Unido provocaría grandes daños en a su industria del videojuego.

Jo Twist, CEO de Ukie en el Reino Unido

Para finalizar en una entrevista para el medio GamesIndustry la CEO de Ukie, Jo Twist, dijo que el Reino Unido había luchado para convertirse en uno de los mejores sitios del mundo donde hacer y vender videojuegos, pero que esta reputación se podría perder debido a una industria global muy competitiva. A continuación os dejamos con sus declaraciones al completo:

«Por el momento el gobierno del Reino Unido ayuda a nuestras empresas de videojuegos reduciendo impuestos e incluyéndolas en nuestro programa internacional. Pero por culpa de la incertidumbre generada por el Brexit y las pocas regularizaciones en el sector podrían suponer un verdadero riesgo. Debemos continuar hablando y negociando con otros estados para asegurar que continuamos teniendo un papel relevante en la industria, y así favorecer a los creadores».

Una noticia de lo más interesante que nos enseña dos caras de la misma moneda con la que sacar nuestras propias conclusiones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies