La cadena de tiendas minoristas GAME ha publicado una pérdida de 10 millones de libras para el año fiscal concluido el pasado 29 de julio. La compañía británica obtuvo unas ganancias de 1,1 millones de libras el año anterior. El crecimiento de las ventas digitales, los costos  de inversión llevados a cabo en eSports y el bajo rendimiento de productos clave como Call of Duty: Infinite Warfare, han influido en estos datos.

Los ingresos alcanzaron 782,9 millones de libras durante el período, una caída del 3,6% interanual, con una ganancia bruta del 5,7% hasta alcanzar los 205,1 millones. La caída también ha sido resultante de un mercado minorista británico desafiante. La primera mitad del último año financiero, que incluyó la Navidad de 2016, presentó menos juegos que el año anterior, mientras que títulos como Call of Duty no lograron el rendimiento que GAME había esperado

Como dato positivo, el negocio de GAME en España sigue fuerte, con GTA V aumentando las ventas en un 22,4% (además, el número de tiendas en territorio español aumentó de 267 a 268). La firma británica dice que está decepcionada con los resultados, pero satisfecha con el progreso de su plan estratégico, que incluye el lanzamiento de nuevas tiendas Belong.