El futuro de la cadena minorista especializada GameStop no pinta, por el momento, excesivamente bien. La compañía estadounidense ha anunciado sus resultados financieros correspondientes al curso fiscal 2018, concluido el pasado 2 de febrero después de 52 semanas, y sus pérdidas han sido considerables.

GameStop reportó un descenso del 3% en sus ventas netas, convirtiendo las ganancias de 34,7 millones de dólares de 2017 en unas pérdidas netas récord de 673 millones, la mayor caída de su historia. Sin embargo, las cifras fiscales de 2018 también incluyen la venta de su división Spring Mobile a la compañía de telecomunicaciones AT&T a finales del pasado año. Recordemos también que GameStop cerró sus tiendas en España hace año y medio.

Tras la venta de Spring Mobile, GameStop aseguró que parte de su esfuerzo consistiría en diversificar su negocio y centraste tanto en juegos como en artículos de colección y merchandising. Los objetivos de ventas de artículos y objetos de colección crecieron durante el último año un 11% hasta los 707,5 millones de dólares, mientras que su principal vía de negocio, los videojuegos, se ha visto sensiblemente reducida.

Las ventas de hardware bajaron un poco más del 1%, el software nuevo descendió un 5% y los productos de segunda mano cayeron nada menos que un 13%. Este último punto es el que más está lastrando a GameStop, ya que su mercado de segunda mano está decreciendo en los últimos años. GameStop reconoce los desafíos a los que se enfrenta el negocio de videojuegos usados y en su necesidad de cambiar dicho modelo para que vuelva a resultar rentable.

Esta pérdida neta es inusual no solo en cuanto a su severidad, si no también en sí misma. Y es que, desde el año 2000, GameStop solamente ha tenido dos años de pérdidas netas, una en 2012 con 269,7 millones de dólares de pérdidas, y el otro en el propio año 2000, cuando la caída fue de 327 millones, menos de la mitad de lo acontecido en 2018.

La compañía ya se ha puesto manos a la obra para intentar reducir el impacto negativo en el año fiscal 2019. A pesar de ello, desde GameStop esperan que sus ventas totales disminuyan entre un 5 y un 10% el próximo años.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies