La directora ejecutiva de la International Game Developers Association (IGDA), Kate Edwards, se retira de su puesto después de casi cinco años en el cargo. Mientras tanto, el presidente del consejo de administración y CEO de Beamdog, Trent Oster, actuará como director ejecutivo interino en funciones hasta que se encuentre un sustituto.

IGDA

Durante su gestión de casi cinco por parte de Kate Edwards al frente de la organización, la IGDA se ha expandido a varias regiones, entre ellas Bangladesh, Egipto, Estonia, Georgia y Túnez, y la ex directora ha firmado más de 300 cartas de recomendación para los desarrolladores de juegos tratando de obtener visas de trabajo en los Estados Unidos. Por otra parte, ha sido una figura clave en temas sociales en la industria de los juegos, y fue una de las primeras en hablar respecto al GamerGate, un movimiento para asegurar la ética periodística en ámbito de los videojuegos.

“Ha sido un gran honor ayudar a los desarrolladores de videojuegos en todos los ámbitos de sus vidas en todo el mundo, para conseguir tener éxito en nuestra industria. Quiero agradecer a la junta de IGDA, al personal y a todos sus miembros, ya que han sido un modelo de referencia para nuestra comunidad, y espero que el éxito de la asociación siga creciendo“, dijo Kate Edwards.