Los desarrolladores chinos de aplicaciones para plataformas móviles ya pueden vender sus productos a través de las tiendas Google Play en 130 países. Sin embargo, la tienda de Android aún no está disponible para los usuarios chinos.

Los ingresos que produzcan éstas aplicaciones, serán en dólares estadounidenses y se harán a través de transferencias bancarias a las cuentas de los bancos chinos.

Hasta el momento, los desarrolladores chinos solamente eran capaces de llegar a los cientos de millones de usuarios de Android de todo el mundo a través de tiendas de terceros, o mediante el registro de una cuenta de Google en otro país. Esto proporcionará que una gama más amplia de desarrolladores chinos tenga la oportunidad de tener una audiencia global.

Esta medida llega justo cuando se producen informes, aún no confirmados, de que Google se está preparando para lanzar Google Play, y todos sus servicios, en China. Recordemos que, el gigante estadounidense retiró su motor de búsqueda en parte del país asiático en 2010 por cuestiones en torno a la censura por parte del gobierno, haciendo que muchos productos claves de la compañía aún se encuentren bloqueados.