Después de más de 7 años en producción, finalmente Microsoft ha decidido terminar con la fabricación del dispositivo de reconocimiento de comandos, voz y movimientos Kinect, lanzado en 2010. Alex Kipman, creador del periférico, y Matthew Lapsen, gerente general de marketing de dispositivos Xbox, así lo han confirmado en Co.Design.

Microsoft continuará ofreciendo soporte al cliente que disponga de Kinect, pero ha dejado de producir el periférico para Xbox One. El gigante estadounidense detuvo la producción de la versión de Kinect para Windows en 2015, y optó por comercializar un adaptador que permitiera a los usuarios conectar la versión de Xbox One al PC.

Kinect se lanzó para Xbox 360 en 2010, y Co.Design informa que vendió alrededor de 35 millones de unidades durante su vida útil. Más de la mitad de esas ventas (alrededor de 19 millones) provienen del primer año y medio a la venta en la consola Xbox 360.