Nintendo ha registrado unas perdidas de 165 millones de euros durante el año fiscal de 2013, tras ganar 55 millones de euros en el periodo anterior. Las ventas de la compañía fueron de 4.059 millones de euros, un 10 por ciento menos que en 2012. Nintendo achaca esta caída al mal rendimiento comercial de sus consolas Nintendo 3DS y Wii U.

Durante el año fiscal japones (abril 2013 – marzo 2014), se vendieron 2,72 millones de Wii U, cifra muy alejada de los 9 millones que Nintendo había previsto. Por su parte, la portátil Nintendo 3DS tampoco cumplió con las expectativas con 12,24 millones de unidades vendidas entre todas sus variantes (3DS, 3DS XL y 2DS).

En cambio, las ventas de juegos aumentaron, pero no fueron suficientes para compensar el resultado negativo de las consolas. A la cabeza de estos se encuentran”New Super Mario Bros.” (4,16 millones),Nintendo Land” (3,09 millones) y “Súper Mario 3D World” (2,17 millones) para Wii U y “Pokemon X/Y” (12.26 millones) y “Animal Crossing: New Leaf” (7.66 millones) para Nintendo 3DS.

Nintendo espera volver a tener resultados positivos en el actual ejercicio, con unas previsiones de 142 millones de euros de beneficios netos y un aumento del 3,2 por ciento en las ventas.