Oculus, la firma tecnológica especializada en realidad virtual con sede en California, ha invertido más de 500 millones de dólares para acelerar el crecimiento de esta tecnología. En su tercera conferencia anual celebrada el año pasado, conocida como Oculus Connect, quedó patente que la empresa se define sí misma como una plataforma multifacética y que está presente en muchas otras disciplinas tecnológicas.

Jason Rubin

En una reciente entrevista realizada en Shaknews a Jason Rubin, vicepresidente de contenido de Oculus, informó que la empresa no se considera como un editor de videojuegos, a pesar de haber invertido más de 250 millones de dólares en le desarrollo de éstos. En una forma más directa de alimentar financieramente el ecosistema de la realidad virtual, ya que la única forma de captar a los usuarios y que la industria siga creciendo es desarrollando excelentes títulos.

Por otra parte, existe el acuerdo de exclusividad, por lo que los estudios que han recibido financiación por parte de Oculus para desarrollar sus juegos, tienen que ser lanzados únicamente en su hardware. Esta política restrictiva es un movimiento lógico a nivel empresarial, debido a que es la única forma de hacer retornar la inversión inicial. Sin ese gran desembolso de capital inicial, esos juegos de realidad virtual simplemente no podrían llevarse a cabo.