El uso de terminología procedente de otros idiomas en el nuestro es algo que ha ocurrido desde mucho tiempo atrás, al igual que se usan términos procedentes del español en otros muchos idiomas incluido el inglés, gracias, entre otras cosas, al gran número de hispanohablantes que habitan en los Estados Unidos hoy día.

anglicismos

También es cierto que, muchos de los nombres comerciales que utilizamos actualmente (entre los que nos incluimos, por cierto) son exclusivamente en inglés, como si ello tuviera más fuerza, presencia, simplemente porque suena mejor o que directamente usamos para encajar mejor en esta sociedad “moderna”. Todo el mundo es consciente de que el inglés es el idioma universal mediante el cual la gran mayoría de la población se va a entender y que su influencia es mucho mayor que la de, en este caso, el castellano (más de 400 millones de hablantes nativos, por cierto). Es un idioma que hay que conocer y estudiar porque es imprescindible. Sin embargo, estamos llegando a unos límites del uso de palabrería en inglés para casi cualquier ámbito (y más aún en el sector de los videojuegos y tecnológico en general) que ya roza lo exagerado e incluso, lo molesto.

foto de anglicismo

Si nos centramos en el mundo de los videojuegos y del sector tecnológico, nos encontramos ante el máximo exponente del uso de anglicismos. Y ya no solo para nombrar los títulos de los videojuegos (estos siempre han estado en inglés) sino para cualquier cosa, entre los que se incluyen eventos, fiestas, ocupaciones, roles y terminología en general. Escuchar un discurso (ahora speech) en una edición (ahora edition) de cualquier evento/encuentro (ahora metting) relacionado con los videojuegos (ahora videogames) para un sector determinado (ahora target) que me ha generado un gran entusiasmo previo (ahora hype) y no escuchar estos términos, es algo francamente impensable. Ahora nos metemos en el market de nuestro smartphone para descargarnos un mobile game free to play, y si vemos un vídeo, artículo o frase en una red social le damos a like o dislike, antaño me gusta o no me gusta. ¿De verdad es necesaria toda esta retahíla exagerada de términos en inglés?

Español

Algo similar ocurre en los últimos tiempos con los puestos de trabajo relacionados con el sector. Ahora somos brand managers, community managers, game designers, game developers, personal assistants, product managers, co-founders, digital content managers, chief executive officers (CEOs) y un largo etcétera. Ya no estás a la última si eres diseñador, programador, asistente, responsable de producto, cofundador o director general. Nos encontramos en una espiral de influencia angloparlante en sectores cualificados que, repito, roza lo irritante.

video-game-developer

Dentro de los videojuegos, el punto álgido de esta jerga lo hayamos en los deportes electrónicos (sí, eSports), el nuevo y más influyente sector dentro del ocio digital (¿digital leisure?) que, además, ya está más que profesionalizado y que genera millones de euros anualmente. Términos tan claros y cómodos como equipo, jugador o entrenador, han sido sustituidos por team, player o coach. No entro en la terminología empleada por los jugadores ingame (vaya, he caído) o en redes sociales porque entonces ya, explotamos. Ahora los vemos a través de un streaming y somos viewers. Yo, sinceramente, prefiero seguir siendo un espectador.

esports1

Hay anglicismos que llevan asentados en nuestro idioma muchos años (hardware, softwaremarketing, casting o copyright, entre otros muchos) y son de uso cotidiano. Sin embargo, poseemos un idioma fuerte, rico y con millones de hablantes, que deberíamos de cuidar más y no influenciarnos de esta manera exagerada por la terminología anglosajona.