Las ventas combinadas durante los primeros quince meses de las consolas de octava generación, PS4 y Xbox One, han sido notablemente superiores a las logradas por sus antecesoras, PS3 y Xbox 360, durante los mismos meses tras su lanzamiento.

Tanto PS4 como Xbox One tuvieron unos inicios de ventas relativamente lentos, mientras que sus sucesoras han logrado los mejores números para el lanzamiento de una consola. PlayStation 3 y Xbox 360, en sus primeros 15 meses, vendieron un total de 18.663.190 unidades de manera combinada, mientras que PlayStation 4 y Xbox One han logrado vender 30.350.000 unidades, sumando las ventas de ambas consolas.

imagen-ps4-xbox-one

Esto quiere decir que han sido 11.687.625 más de PS4 y Xbox One vendidas que de PS3 y Xbox 360 durante el mismo periodo de tiempo tras su lanzamiento, es decir, un 63% más que las dos consolas de séptima generación.