Square Enix debutó en el E3 con algunos problemas técnicos que retrasaron su salida unos minutos junto con la traducción simultánea al inglés que se interrumpió durante parte de la ceremonia. El ritmo fue más lento de lo que se suele estar acostumbrado a este tipo de eventos. Predominaron las charlas de los ponentes por encima de las cinemáticas, lo que se reflejaba en un ambiente gris y falto de carisma por parte de los responsables de la firma nipona.

just cause 3

El telonero de la conferencia fue Just Cause 3, un juego cargado de acción con espectaculares efectos visuales de explosiones y destrucción del entorno, con plena libertad de movimiento como nos tiene acostumbrados la saga. Final Fantasy también tuvo su protagonismo, aprovechando el remake de FF VII, para ofrecernos una versión para iOS y PS4 que llegarán en otoño de este año. Por otro lado se pudo ver World of Final Fantasy, una apuesta de Squire Enix por los RPG dirigido a un público más infantil. Justo después, se mostró un gameplay de Kondom Hearts 3 que puso los dientes largos a más de un espectador.

deus ex

Square Enix dejó a los protagonistas de la noche para el final: el nuevo Hitman y Deus Ex: Makind Divided. El primero es un juego de acción basado en el asesinato de los enemigos en el que puedes seguir varios caminos para eliminar a los objetivos, mientras que el segundo, también de acción, supo ganarse buenas críticas con su antecesor, por lo que apunta a ser un éxito comercial.