Sony ha dejado ver algunas líneas de su estrategia corporativa hasta 2018, que incluye un mayor esfuerzo en cuatro áreas de la compañía: dispositivos, música, fotografía y videojuegos. Con ello esperan obtener unos beneficios iguales al 10 por ciento del capital de la empresa en el año fiscal de 2017, que finalizará el 31 de marzo de 2018. Para conseguir este objetivo, Sony tendría que obtener unos beneficios globales de 4.200 millones de dólares en dicho periodo, misión un tanto difícil si se tiene en cuenta que su previsión de beneficios para este 2015 es de aproximadamente 170 millones de dólares.

ps4_psplus_2col_platforms_vf1Además, como parte de su estrategia empresarial, Sony planea abandonar ciertas áreas, tal y como ha hecho recientemente con Sony Computer Entertainment. Los negocios de móvil y televisión son los que presumiblemente tienen más probabilidades de ser vendidos en su totalidad, al igual que hizo Sony con los ordenadores Vaio el pasado año. También se espera que la estructura de gestión de la compañía nipona sufra algún reajuste, con el objetivo de mejorar la eficiencia y mejorar las cuentas de la empresa.

Sony posicionará el retorno de capital (ROE) como su indicador clave principal, y se ha fijado un objetivo de ROE de más del 10 por ciento, y un objetivo de beneficios operativos de más de 4.200 millones de dólares para el grupo Sony en el año fiscal de 2017, el último año del plan corporativo a medio plazo,” ha señalado la compañía en un comunicado.