La decisión de Valve de ofrecer reembolsos para los títulos de los que los jugadores no están satisfechos continúa siendo aceptada por los consumidores, como muestran cifras recientes de su equipo de soporte. Gracias a esta política más de 50.000 usuarios diarios han aprovechado las ventajas que ofrece este servicio en Steam.

steam-games

Steam adoptó una política de reembolso en el año 2015 gracias a la cual los usuarios podrán solicitar el reembolso del dinero pagado por cualquier juego comprado en la plataforma de Valve, siempre y cuando lo hagan antes de catorce días después de la compra y sin haber jugado más de dos horas al mismo. De este modo aquellos usuarios que no les gustase el juego o las especificaciones de su ordenador no fueran suficientes para los requerimientos mínimos, podrían devolverlo.

El movimiento fue recibido inicialmente con la preocupación de los desarrolladores, debido principalmente a la aparición de los clásicos bugs durante los primeros días de lanzamiento.  Por otra parte, empresas desarrolladoras como Slitherine han informado desde entonces que no vieron ningún efecto adverso en sus ventas y esta política les parecía una buena iniciativa comercial.