Así como en Europa y Estados Unidos se ha convertido ya en el Mario más rápidamente vendido de la historia, Super Mario Odyssey también está destacando en su país de origen, Japón. Y es que gracias al título de Nintendo, las ventas de la consola Switch se han visto impulsadas durante la última semana, la finalizada el pasado 29 de octubre.

Switch ha vendido más de 126.000 unidades en los últimos días gracias en gran medida al factor Super Mario Odyssey. Esto hace que las ventas totales de la última máquina nipona llegue a los 2 millones en Japón, convirtiéndose en la consola más vendida del año.

PlayStation 4 con 1.384.697 unidades vendidas, es la segunda consola más vendida del año en Japón, seguida de Nintendo 3DS con cerca de 1.300.000 consolas vendidas.