La Comisión Australiana de Competencia y Consumo (ACCC en sus siglas en inglés), tiene intención de llevar a Valve ante los tribunales acusándola de violar las leyes que protegen al consumidor australiano en referencia a la política de no reembolso que Valve mantiene activa en su servicio online Steam.

En este sentido, la ACCC mantiene que Valve hace “declaraciones falsas o engañosas” con respecto a los derechos de los consumidores de Steam en relación a la ley Australiana de consumo; lo que supone “una violación de la Ley Australiana del Consumidor de aquellas empresas que no dan reembolsos bajo ninguna circunstancia, incluso para regalos y durante las ventas.”

Australian-flag

Asimismo, la ley australiana permite a los consumidores “insistir en un reembolso o reemplazo según su criterio si el producto tiene un fallo importante”, ha dicho Rod Sims, presidente de la ACCC en un comunicado, añadiendo además que “Las garantía de los consumidores previstas en la Ley Australiana del Consumidor no pueden ser exlcuidas, restringidas o modificadas”.

Por su parte, Valve ha escrito un comunicado al portal IGN, en el que describe su compromiso de colaborar con la ACCC, aunque continuará ofreciendo los servicios de Steam. Valve también ha querido recordar en el comunicado que en la sección 3 del acuerdo de suscriptor de Steam viene especificado que no se reembolsan los productos a no ser que choquen con la ley local, por lo que habrá que esperar para saber como se resuelve finalmente el conflicto.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies