Las consolas de nueva generación están sufriendo un gran déficit de existencias en comparación con la alta demanda que tienen desde que salieron a la venta en noviembre de 2020. Tanto PS5 como Xbox Series X/S se encuentran agotadas de casi todos los puntos de venta y cada vez que sale stock nuevo, este se agota a las pocas horas. Esta situación ha provocado que las ventas de Switch continúen por encima de los nuevos sistemas de Sony y Microsoft.

Sony Interactive Entertainment anunció que había vendido unas 4,5 millones de consolas PlayStation 5 hasta el pasado 31 de diciembre de 2020. Se trata de la misma cifra de ventas que las logradas por su predecesora PS4 en 2013. Ahora, Hiroki Totoki, vicepresidente ejecutivo y CFO (director financiero) de Sony, ha asegurado que esperan enviar más de 14,8 millones de consolas PlayStation 5 en el próximo año fiscal, que se extiende desde el 1 de abril de 2021 hasta el 31 de marzo de 2022.

“Para el próximo año fiscal creemos que habrá una fuerte demanda para seguir”, dijo Totoki. “El nivel de demanda de los clientes es tan alto para PS5 que tenemos que adquirir un mayor volumen. Cuando intentamos aumentar nuestra capacidad, nos enfrentamos a dificultades debido a esta situación global. Sin embargo, estamos haciendo todo lo posible para superar el plan original en términos de envíos “.

Mientas la demanda continua muy alta, se espera que los problemas de suministro de PlayStation 5 duren, por lo menos, toda la primera mitad de 2020, por lo que su número de ventas seguirán siendo menores de las que cabría esperar.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies